PAPP-A Proteína Plasmática Asociada al Embarazo A

Es para nosotros un gusto informar que ya disponemos de reactivos para la determinación de PAPP-A, en el Laboratorio Clínico Victoria. A continuación adjuntamos una pequeña revisión que realizamos de este nuevo e importante marcador bioquímico: la PAPP-A (Pregnancy Associated Plama Protein A) es una glicoproteína que se excreta de los tejidos trofoblásticos de la placenta como un complejo heterotetramérico de dos subunidades PAPP-A unidas por puentes disulfuro a dos moléculas de proMBP (el precursor de la proteína básica eosinofílica mayor).

Tanto la PAPP-A como la proMBP están glicosiladas, de forma que el 17,4% del peso del complejo corresponde a carbohidratos. Los genes que codifican para la PAPP-A y la proMBP se encuentran en los cromosomas 9 y 11, respectivamente.

La PAPP-A se encuentra, en su totalidad, formando un complejo con la proMBP en el suero materno. Por otra parte, la concentración de proMBP supera en 4 – 10 veces la concentración de PAPP-A. Bajos niveles de PAPP-A se asocian con fetos aneuploideos (con un número anormal de cromosomas), como por ejemplo en el Síndrome de Down. En embarazos no afectados, el nivel de PAPP-A en el suero materno aumenta rápidamente a partir de la semana 7 del primer trimestre del embarazo, mientras que este aumento se vuelve más lento en el segundo trimestre. Por término medio en embarazos afectados por el Síndrome de Down los niveles séricos de PAPP-A descienden.

La magnitud del descenso es mucho mayor en el primer trimestre que en el segundo, cuando los niveles se aproximan a los valores de embarazos no afectados. Las determinaciones realizadas entre la semana 11 y 14 del embarazo son las que permiten la detección hasta de un 90% del Síndrome de Down, mediante la combinación de los marcadores PAPP-A, hCG Libre y NT (Sonograma de Translucidez Nucal). En general, los niveles de PAPP-A también son inferiores en embarazos afectados por el Síndrome de Edwards y el Síndrome de Cornelia de Lange. En los hombres y las mujeres no embarazadas, los niveles séricos de PAPP-A son práticamente indetectables.

La PAPP-A es una metaloproteinasa, que ha demostrado una actividad inmuno-reguladora mediante la degradación de las IGFBPs (Insulin-like Growth Factor Binding Proteins, Proteínas Ligadoras de los Factores de Crecimiento semejantes a la Insulina) inhibiendo y regulando la actividad de los IGF 1 y 2 (Insulin-like Growth Factor) en varios fluidos biológicos. Y se piensa que podría estar involucrada en procesos proliferativos locales como la sanación de las heridas y la remodelación ósea. Estudios realizados durante los años 80′s establecieron que la PAPP-A estaba elevada inicialmente en las mujeres preeclámpticas. Estudios posteriores han demostrado que las concentraciones de PAPP-A durante el primer trimestre están asociadas con la preeclampsia y otras complicaciones del embarazo, como el Síndrome de HELLP.

La PAPP-A puede, entonces, ser un buen marcador en el embarazo temprano no únicamente para patologías presentes (como el síndrome de Down) sino también para enfermedades futuras (como la preeclampsia) y puede mejorar su sensibilidad si se combina con estudios Doppler de las arterias uterinas, Factor de Crecimiento del Endotelio Vascular (VEGF), Factor de Crecimiento Placentario (PIGF) y Factor Soluble Semejante a Tirosin kinasa 1 (sFlt-1).

La PAPP-A también es un importante marcador de embarazo ectópico, especialmente si se utiliza en conjunto con el ultrasonido vaginal, la hCG, la Progesterona, CA-125, el Factor de Crecimiento del Endotelio Vascular (VEGF), y la CPK (Creatin Fosfokinasa). Es indudable la importancia de la detección de embarazo en la paciente con sangrado vaginal y dolor pélvico. Se sospecha de un embarazo anormal cuando las cuantificaciones séricas de hCG caen o no aumentan adecuadamente. Aunque las mujeres con un embarazo ectópico tienden a tener menores niveles de hCG que los embarazos intrauterinos, existe un considerable solapamiento y por lo tanto su ausencia no puede excluir el diagnóstico.

En conclusión la PAPP-A es un importante marcador bioquímico de Tamizaje Prenatal asociado con patologías presentes como aneuploidias, fetos no viables, y embarazo ectópico. Así como con enfermedades futuras como Preeclampsia, Sídrome de HELLP, y Abortos Espontáneos. Y debería formar parte de los exámenes de rutina enviados a las mujeres embarazadas durante las semanas 11 a 14 de su Consulta Prenatal.

Mayor información libre en: wikipedia.org